Uno de mis amigos de siempre acaba de tener a su segunda hija y está empezando a recordar lo que era tener que cambiar pañales y los lloros a todas horas y las incomodidades que tener un bebé conlleva en los primero años, una vez van creciendo todo se hace un poco más llevadero, y es él el que me ha dicho la gran variedad de productos de embarazo y lactancia que se ha encontrado cuando tuvo que ir a comprar unos pañales en comparación a cuando había tenido a su otra hija.

 

Ahora que por lo que parece está remitiendo la crisis la gente se está dedicando otra vez a tener hijos como antes ya que durante la crisis no era muy conveniente, era bastante común que ambos padres estuviesen en el paro, lo cual no era el mejor momento para tener un nuevo hijo, a no ser que fueses de una familia adinerada era bastante complicado educar a un niño sin dificultades económicas, la gente no tenía dinero para mantenerse a sí mismas como para tener un hijo, con los gastos que un hijo conlleva.

 

Es cierto que cada vez existen un montón de productos nuevos para los bebés, los padres y la gente que les hacen regalos a los bebés lo tienen muy complicado para elegir qué comprar a cada niño, pero es algo que a mí personalmente no me incumbe ya que no tengo hijos y por lo que se ve no creo que vaya a tenerlos en un futuro muy cercano. A mí ya me llega con tener que jugar con todos los hijos de mis amigos, lo cual me gusta mucho y a ellos también, ya que cuando estoy yo soy el único con el que quieren jugar los niños y eso para mí ya es más que suficiente.
Los productos para los niños han cambiado mucho de cuando nosotros éramos unos niños, aparte de que ahora son de mejor calidad que los que había antes, es lógico que hayan mejorado con los años ya que antes los productos para bebés eran un poco precarios.