Cuando buscas coches de segunda mano te fijas mucho en dos cosas que suelen ser determinantes: el modelo y el precio. Si buscas Mercedes segunda mano baratos te fijarás en que el precio sea bueno y que su aspecto también y querrás encontrar siempre la mejor ocasión.

Por eso es frecuente recurrir a los anuncios entre particulares, los cuales con frecuencia tienen mejores precios que en una compraventa. Pero ¿te has preguntado por qué venden más barato? Estas son algunas de las razones por las que un particular cobra menos por su coche:

-No paga por mantener un negocio. Esta es una de las razones y la que generalmente te da todo el mundo cuando se le hace esa pregunta. En muchos casos, se considera que es la única razón por la diferencia de precio. Pero aunque evidentemente un negocio tiene unos gastos que no tiene un particular que vende su vehículo, no es ni mucho menos la razón que determina la diferencia de precio.

-No lo prepara antes de la venta. El particular vende el coche tal y como está. En algún caso, lo lava y le compra unas alfombras nuevas para que la apariencia sea mucho más atractiva, pero raramente va a preparar el motor y reparar posibles fallos. Por supuesto, no va a cambiar filtros ni va a entregar el coche con la ITV recién pasada a no ser que por pura coincidencia cuadre de esa manera.

-No tiene que cumplir con estrictas garantías legales. La ley determina que el particular que vende un vehículo tiene que responder durante seis meses por los posibles problemas que el coche tenga. Pero el nuevo propietario es el que tiene que demostrar que el fallo del coche ya existía en el momento de su compra y que no se ha causado a posteriori. Por tanto, la mayoría de las denuncias acaban en el juzgado y nunca hay garantías de que se vayan a ganar.

En cambio, un concesionario o compra venta tiene que cumplir unas garantías estipuladas por ley bastante más estrictas y claras. Raramente se va a juicio por este tipo de cuestiones porque saben bien cuándo tienen que responder por el problema de un automóvil. Esta es, seguramente, la diferencia más importante en el precio de un vehículo y también lo que vale la pena pagar un poco más y comprarlo con seguridad.