Al acudir a una tienda especializada en somieres y colchones es frecuente centrarnos mucho en el tipo de colchón que nos interesa: viscoelástico combinado con látex, con espuma, con muelles, colchón de muelles clásico y así un largo etcétera, pero pensamos bastante menos en el somier que se va a utilizar para el colchón y no todos son iguales ni ofrecen el mismo descanso.

-Somier de muelles: este tipo de somieres eran los que se utilizaban hace varias décadas de manera habitual. Un entrelazado de hierros y muelles tensos que sujetaban el colchón y que cedían al moverse. Con el paso del tiempo, los muelles cedían y hacían que el colchón se hundiera por determinadas áreas además de causar mucho ruido. Están totalmente descartados en la actualidad.

-Somier de láminas: Son los más utilizados. Se trata de láminas de madera o de plástico que cruzan el somier de lado a lado. Pueden estar reforzadas por alguna barra metálica, especialmente si se trata de camas grandes. Aquí podemos encontrar muchas calidades y también muchos precios. Los mejores son los de láminas anchas de madera, con un buen grosor pero ligeramente flexibles y con cápsulas basculantes en forma de mariposa.

Las láminas estrechas, muy finas o de plástico tienden a ceder e incluso a romperse, por lo que no son una base firme ni recomendable para el colchón.

-Somier de base tapizada: También muy frecuentes aunque no valen para colchones de látex que necesitan ventilación. Se trata de somieres formados por una única base de madera tapizada. Debe de ser firme y no ceder a los movimientos.

-Somier articulado: Se utiliza frecuentemente en camas individuales de personas que tienen problemas de movilidad, aunque también los usan personas que disfrutan leyendo en la cama o que necesitan dormir ligeramente incorporados. Tienen un motor que eleva los pies o la zona de la cabeza en diferentes posiciones.

-Somier con canapé: Puede ser de base tapizada o de láminas y está unido a un gran cajón que supone un espacio de almacenamiento muy útil. La calidad se mide por el somier y porque tenga un buen sistema hidráulico de apertura que no falle y que dure mucho tiempo en las mejores condiciones. Algunos pueden tener varios cajones que se abran lateralmente, pero aquí hay que considerar que haya espacio para abrirlos con comodidad.