Mes: marzo 2017

Las cerraduras que encontrarás en el mercado

Si tienes que cambiar la cerradura y no sabes muy bien por dónde empezar, además de asesorarte por los Cerrajeros urgentes San Sebastian debes tener en cuenta todas las opciones que encontrarás en el mercado que te aseguramos son variadas.

Pues bien, en primer lugar cabe destacar el candado. Se trata de un pequeño candado móvil con una barra curvada, llamada grillete, que se adjunta en dos puntos a una carcasa de metal que contiene el mecanismo de bloqueo, algunos de ellos además presentan mecanismos que puedes cambiar para colocar otra llave si es necesario.

Por otro lado, encontramos un cerrojo convencional que no es más que una cerradura de la puerta de dos caras que a menudo se encuentra justo por encima de una manija de la puerta. Los cerrojos pueden ser de una sola cara, que cuenta con una tecla de bloqueo en la parte exterior y una perilla en el interior, de doble cara, que cuenta con una cerradura con llave por ambos lados, y de pulgar de vuelta con llave.

Hay que tener en cuenta que los tipos de cerradura son a menudo diseñadas para sus usos específicos. Por ejemplo, un cierre de pantalla es un cierre de botón común, por lo general negro, que se utiliza para abrir las puertas de la pantalla exterior, mientras que un pestillo de puerta corredera se monta generalmente en el lado de las puertas corredizas y es un poco más sofisticado que el pestillo de la puerta de la pantalla, ya que contiene un gancho en su interior.

El cierre de la puerta de seguridad es muy común en las puertas residenciales, y es útil para una mayor seguridad, ya que hace que la puerta sea imposible de abrir desde el exterior.

Así que ahora que ya sabes más los tipos de pestillo que te puedes encontrar en el mercado es hora de decidir cuál es el que necesitas para tu casa o para aquello que requieras la ayuda de un cerrajero profesional. Sólo te quedará encontrar al profesional correspondiente que lleve a cabo esta tarea en tu ciudad.

Mi madre la decoradora incansable

Ahora me doy cuenta de lo equivocado que estaba cuando no entendía la pasión de mi madre por su casa, tanto a nivel de limpieza como de decoración. Recuerdo que hubo una época en que fregaba el suelo todas las tardes y ponía el grito en el cielo cuando alguien llegaba a casa y estaba el suelo mojado.

Con la decoración era parecido. Siempre estaba maquinando algo, estudiando la posibilidad de cambiar algo de sitio, poner una nueva mesa, instalar nuevas cortinas de lamas, etc. Le encantaba todo lo relacionado con el hogar y a mí me resultaba aburridísimo. Yo quería jugar y olvidarme de si debía tener cuidado con tal o cual jarrón.

Pero cuando uno se hace mayor empieza a entender a los padres… en muchos aspectos. Cuando empiezas a vivir solo, te das cuentas de la importancia que tiene tanto la limpieza como la decoración. Por un lado, limpiar termina resultando agradable cuando acabas la tarea y te sientas a ver que la casa ha quedado bien. Y cuanto más limpias más quieres limpiar, por lo menos nos pasa algunos: empiezas a ver pequeñas imperfecciones por todas partes… Pero tampoco hay que volverse loco.

El tema de la decoración es un poco diferente. Hay personas que no sienten ninguna atracción por esto, piensan en una casa práctica y ya está. Pero otros consideramos que el ambiente debe generar unas sensaciones positivas y por eso ponemos tanto énfasis en el interiorismo.

Hace poco tuve que cambiar las cortinas de lamas de una habitación. Una persona práctica hubiese mirado precio, calidad y poco más. Pero yo busqué y busqué un tono adecuado de madera porque al tratarse del despacho quería que el color de las lamas fuese cálido: tenía en la mente un estilo y hasta que no encontré el material adecuado no paré.

Por eso ahora pienso en la devoción con que mi madre estudia cada mínimo detalle de la casa y siento nostalgia y un poco de vergüenza por no haber entendido antes que el interiorismo es mucho más importante de lo que creía antes.

Coche de segunda mano: la compra más inteligente

Hay compras que se consideran una inversión y otras en las que el bien adquirido empieza a perder valor desde el mismo momento en el que se toma posesión del mismo. Este es el caso de los coches. Nada más matricularlos, los coches bajan automáticamente de valor. Por eso, los vehículos llamados de km 0 tienen un importante descuento a pesar de que tan solo han sido matriculados y colocados para su exposición.

Por este motivo, muchos optan por la compra de coches segunda mano en Galicia que estén semi-nuevos, que cuenten con una garantía y que les permita contar con un vehículo en muy buen estado por mucho menos de lo que les costaría un automóvil nuevo. Incluso no se trata de gastar menos dinero, sino de conseguir mucho más por la misma cantidad que se pensaba invertir inicialmente.

Por el dinero que podría costarnos un vehículo de gama media sin demasiados extras podemos comprar el mismo coche pero en su versión top gama si recurrimos al mercado de segunda mano. O incluso comprar un vehículo algo superior sin tener que invertir más dinero. Si el coche no tiene muchos kilómetros acabará durando muchísimos años y se obtendrás más ventajas, algunas de las cuales pueden incluso influir en la seguridad del coche.

Pero no siempre que se recurre al mercado de segunda mano se hace para adquirir vehículos semi-nuevos. También puede interesarnos en alguna ocasión comprar un coche barato aunque tenga muchos años, siempre que todavía esté en buen estado y no vaya a causar problemas de seguridad o gastos en reparaciones constantes.

Es el caso de una persona que necesita el coche de manera puntual, porque va a vivir una temporada en un lugar en el que lo necesita para desplazarse, por ejemplo, y no quiere gastar demasiado en el coche porque no necesita un modelo muy moderno ni va a hacer tantos kilómetros como para precisar una gran inversión en la comodidad o en extras de seguridad.

Tras hacer cuentas, es posible que le compense comprar un vehículo barato de segunda mano, ya sea por comodidad o porque no haya transporte público que se adapte a sus necesidades. Una vez que no necesite el coche siempre puede volver a venderlo recuperando una parte de lo invertido, por lo que al final el coche costará incluso menos de lo previsto.

Creado con WordPress & Tema de Anders Norén