Si estás pensando en reformar cocina lo primero que tienes que valorar es el tipo de diseño que quieres. Los más habituales en cocinas no muy grandes que no permiten una isla son las cocinas lineales y las cocinas en L. Veamos las ventajas de unas y otras y también sus inconvenientes:

La cocina lineal

La principal ventaja de la cocina lineal es que en el caso de una cocina demasiado pequeña va a permitir que haya espacio para moverse con cierta holgura. Incluso puede permitir que haya una mesa aunque sea una simple balda que se pueda recoger tras su uso o un mueble muy estrecho con dos banquetas.

Su principal inconveniente es que solo aprovecha una de las paredes de la cocina, lo que a veces puede causar un problema de espacio para almacenaje, especialmente si se quiere integrar en la cocina la nevera, el lavavajillas y la lavadora. Al final, todo puede verse demasiado apelotonado y quedar muy poco hueco para guardar alimentos una vez que se ha reservado el sitio del menaje.

También limita bastante la utilización de muebles en columna a no ser que la cocina sea muy larga. Si se coloca una nevera y un mueble en columna para el horno, por ejemplo, nos encontraremos con muy poco espacio de encimera lo que no facilita el poder cocinar con holgura.

La cocina en L

Posiblemente, la principal ventaja de la cocina en L sea su estética. Suele verse mucho más bonita que una cocina lineal porque parece estar más distribuida por la habitación, a no ser que esta sea muy estrecha. Pero aunque la mayoría la escogen por su apariencia, luego se enamoran de ella por su mayor espacio y la capacidad para guardarlo todo bien clasificado y sin estrecheces.

Aunque el diseño clásico es el de una L en la que el fregadero queda bajo la ventana, lo cierto es que hay muchas opciones y muchos diseños entre los que se puede escoger.

El inconveniente principal de este tipo de cocinas es que a veces ocupan demasiado espacio y si la estancia es pequeña pueden verse demasiados muebles. Puede impedir que se pueda colocar una mesa en la cocina y además, lógicamente, salen más caras que las cocinas lineales porque estamos hablando de más metros de alacenas.

Cada tipo de cocina tiene sus ventajas y sus inconvenientes y cada persona debe de escoger en función de sus preferencias y también del tamaño de su cocina.